Un grupo de mujeres va casa por casa rescatando posibles víctimas de violencia

Un grupo de mujeres va casa por casa rescatando posibles víctimas de violencia
Un grupo de mujeres va casa por casa rescatando posibles víctimas de violencia
Un grupo de mujeres va casa por casa rescatando posibles víctimas de violencia
Un grupo de mujeres va casa por casa rescatando posibles víctimas de violencia

Te acercamos la historia y el trabajo que llevan adelante las promotoras territoriales de género. “No estás sola” es su mensaje. En esta nota, todos los detalles de la iniciativa y el testimonio de las voluntarias.

Por Juan Tucat, redacción La Brújula 24 info@labrujula24.com

Violencia de género, un flagelo que a pesar de las reiteradas campañas -siempre necesarias- y las medidas que puedan tomarse al respecto, sigue sumando víctimas.

En el archivo de La Brújula 24 podemos ubicar una innumerable cantidad de casos. Reflejos de una triste realidad que golpea, principalmente, a mujeres y niños en situación de vulnerabilidad.

– “Me rompió todo y amenazó con prenderme fuego con mi beba”, nos comentaba hace algún tiempo Leonela, en la vereda de su vivienda, mientras observaba con lágrimas en los ojos sus pertenencias chamuscadas por el ardid de su ex.

– “Dos detenidos por violencia de género: uno intentó ahorcar a su pareja”, señaló este portal digital en el mes de abril, mostrando las consecuencias de una madrugada nefasta en Bahía.

– “Su pareja la atacó brutalmente con un fierro: sufrió múltiples fracturas”. Otro hecho reciente.

Así podríamos seguir recorriendo el historial de notas. Porque lamentablemente, los ejemplos sobran. Pero hoy, la idea de este informe especial es acercarte el trabajo de un grupo de mujeres que, silenciosamente, van casa por casa buscando posibles víctimas con la única misión de llevar un mensaje: “No estás sola”.

Son las “Promotoras Territoriales en Violencia de Género”. Un grupo surgido hace algunos años que, con o sin pandemia en el medio, intenta aportar su granito de arena a esta lucha constante.

Este cronista tuvo el privilegio de conversar con dos de sus referentes. Una de ellas, Natalia Vega, explicó que “estamos trabajando desde hace ya varios años en esta organización, y la pandemia hizo que tuviéramos que buscar una forma de poder salir a la calle, a recorrer todo el territorio, para escuchar a las mujeres”.

Violencia de género, un flagelo que a pesar de las reiteradas campañas -siempre necesarias- y las medidas que puedan tomarse al respecto, sigue sumando víctimas.

En el archivo de La Brújula 24 podemos ubicar una innumerable cantidad de casos. Reflejos de una triste realidad que golpea, principalmente, a mujeres y niños en situación de vulnerabilidad.

– “Me rompió todo y amenazó con prenderme fuego con mi beba”, nos comentaba hace algún tiempo Leonela, en la vereda de su vivienda, mientras observaba con lágrimas en los ojos sus pertenencias chamuscadas por el ardid de su ex.

– “Dos detenidos por violencia de género: uno intentó ahorcar a su pareja”, señaló este portal digital en el mes de abril, mostrando las consecuencias de una madrugada nefasta en Bahía.

 

– “Su pareja la atacó brutalmente con un fierro: sufrió múltiples fracturas”. Otro hecho reciente.

Así podríamos seguir recorriendo el historial de notas. Porque lamentablemente, los ejemplos sobran. Pero hoy, la idea de este informe especial es acercarte el trabajo de un grupo de mujeres que, silenciosamente, van casa por casa buscando posibles víctimas con la única misión de llevar un mensaje: “No estás sola”.

Son las “Promotoras Territoriales en Violencia de Género”. Un grupo surgido hace algunos años que, con o sin pandemia en el medio, intenta aportar su granito de arena a esta lucha constante.

 

Este cronista tuvo el privilegio de conversar con dos de sus referentes. Una de ellas, Natalia Vega, explicó que “estamos trabajando desde hace ya varios años en esta organización, y la pandemia hizo que tuviéramos que buscar una forma de poder salir a la calle, a recorrer todo el territorio, para escuchar a las mujeres”.

 

“Somos un grupo de 20 promotoras y hay 15 voluntarias más que se han ido sumando en este último tiempo. Trabajamos en conjunto con comedores y merenderos de nuestra organización”, refirió, haciendo referencia a una agrupación política –C.C.C– de la cual forma parte.

“Nuestras mismas compañeras eran las que nos llamaban pidiéndonos auxilio”

Y detalló lo ocurrido en relación al aumento de hechos. “Debido al incremento de la violencia, nuestras mismas compañeras fueron las que nos llamaban pidiéndonos auxilio. Así estamos trabajando, hicimos una buena relación con la red local de Bahía Blanca, y la Comisaría de la Mujer también aporta una buena conexión, es más rápida y efectiva la atención, nos atienden muy bien cada vez que les llevamos un caso”.

“Encontramos un espacio para que a la mujer se la escuché y atiendan más rápido, antes estaban muy vulneradas cada vez que iban a denunciar. Es algo que se hace en silencio, pero es la razón que motiva el trabajo nuestro”, apuntó.

Dar el primer paso

Rosa Pérez, por su parte, comentó que “lo primero es llegar a la mujer y convencerla, charlar con ella, que se anime a denunciar. Que esté decidida para nosotras ayudarla. Hay muchas mujeres que tienen miedo porque después tienen que volver a su casa, no tienen donde estar”.

“Nosotras la acompañamos en todo ese proceso, no nos vamos, buscamos ayuda, alquiler, una asistencia psicológica. Entre nosotras conseguimos también mercadería, porque es muy difícil para la víctima hacer la denuncia y tener que irse de su casa. Gracias a Dios tenemos una profesional que colabora con nosotras”.

“Hay muchas mujeres que tienen miedo porque después deben volver a su casa”

“Pedimos ayuda en Bahía porque necesitamos un espacio físico para contener a todas estas víctimas, más allá de poder verlas en una plaza, un lugar físico sería importante”, indicó la voluntaria.

El efecto pandemia

La llegada de la cuarentena, sobre todo a mediados del 2020, hizo que el crecimiento de casos de violencia de género fuera exponencial. En más de una oportunidad, este medio abordó la problemática y contó con la palabra de profesionales en salud mental, por ejemplo, que daban cuenta de esta situación. El encierro estricto, uno de los principales disparadores.

Ejemplos: “Piden declarar la emergencia social por el aumento de casos de violencia”“Peligro, aislamiento: cuando las víctimas de violencia sufren la cuarentena”.

Al respecto, Natalia recordó que “en esa cuarentena estricta, muchas mujeres nos llamaban para ubicarnos, pero no teníamos un lugar físico y era complicado. Por eso siempre estamos tratando de buscar la casa de una compañera o que se acerquen a un merendero para poder hablar. Este es un trabajo en silencio, pero no siempre se ven los casos a tiempo. Por eso nosotras tratamos de hacer que tomen conciencia de que es todo un proceso largo”.

“Ahora por suerte se nos sumó un abogado para trabajar con nosotras. La verdad que eso es un triunfo, porque son las cosas que necesitamos. A la psicóloga que nos ayuda, en un momento la hemos desbordado un poco, y ahora también tenemos una psiquiatra que fue impulsora de todo esto”.

“Decidimos ir casa por casa para que cada mujer que sufre violencia sepa que estamos”

“Nuestro trabajo es ese, salir a la calle, decidimos ir casa por casa para que cada mujer que sufre violencia sepa que estamos, que las acompañamos. Esto es un antes y un después, porque nosotras tenemos que seguir y levantar a esa mujer, lo cual no es fácil”, relató.

Y dijo que lo más importante de todo es “hacerlas valer por sus propios medios, hacerles ver que ellas solas pueden, no siempre tienen que depender del abusivo. Son resultados que se nos vienen dando a favor y eso nos da más ganas de seguir”.

El mensaje es claro. Lo dijeron tanto Natalia como Rosa en esta charla: “No están solas”. Si querés comunicarte con ellas, no lo dudes y búscalas en las redes sociales como “Promotoras de Género”

Si sos o fuiste víctima de violencia de género, podés llamar a la línea nacional gratuita 144, las 24hs, los 7 días de la semana. Recordá también que en caso de emergencia podés llamar al 911.

FUENTE: LA BRUJULA 24